Imprimir esta página

El carnaval de Eloxochitlán, tradición ancestral que se niega a morir

Los habitantes de Eloxochitlán de Flores Magón son los únicos en la Sierra Mazateca que, aunque con dificultades, preservan la celebración del carnaval un domingo antes del inicio de la Cuaresma cristiana, que comienza con el Miércoles de Ceniza.

No se tienen datos exactos que indiquen la fecha en que los pobladores de este municipio mazateco comenzaron con la realización de esta festividad, pero la memoria colectiva señala que el carnaval de Eloxochitlán era una gran celebración.

Orígenes
De acuerdo con historiadores, el inicio de la celebración de los carnavales en otros lugares del mundo se remonta a la Edad Media, tras ser impuesto por el cristianismo un periodo obligado de penitencia, recogimiento, ayuno y oración que duraba cuarenta días.

A esa etapa de prohibicionismo se le denominó Cuaresma y concluía con el Domingo de Resurrección, el fin de la Semana Santa.

Tres días antes de que comenzara la Cuaresma se llevaba a cabo un ritual de despedida a la carne, pues su consumo estaba prohibido.

A esta celebración se le denomió carnaval, cuya etimología proviene del término italiano carnevale y éste a su vez del latín carnem levare cuyo significado literal es ‘quitar la carne’.

Los toritos
Lo anterior explica la aparición de los toritos juguetones en el carnaval de Eloxochitlán de Flores Magón, quienes son los personajes principales de la celebración previo al inicio de la Cuaresma.

Elaborados con petates, cartones, madera y cuernos de bovino, los toritos salen a las principales calles del poblado mazateco para bailar y también ahuyentar a los transeúntes.

Mientras que hombres disfrazados de huehuentones intentan lazarlos para controlarlos. El contingente se hace acompañar de la llamada típica, un conjunto de músicos autodidactas que tocan canciones para que tanto los toritos como los huehuentones bailen mientras recorren las calles.

Fiesta ancestral
Adultos mayores del municipio recuerdan que hace 93 años, es decir en 1925, ya se celebraba el carnaval en las calles del pueblo, pero el inicio de este ritual aún se desconoce y podría tener varios cientos de años de antigüedad.

Antaño, los participantes del carnaval, tanto toritos como disfrazados eran numerosos y abarrotaban las calles para crear un ambiente de fiesta único en la región.

Adultos relatan que cuando eran niños, por la década de los 50, recuerdan que los toritos se distribuían en varios caminos para espantar a las personas que el domingo previo al inicio de la Cuaresma acudían al día de plaza.

En aquellos años, los toritos eran realmente temidos por los pobladores y sobre todo por los niños y niñas.

El alcalde primero era el encargado de encabezar la organización y la realización del carnaval, que además contaba con la participación activa de los tequitlatos, topilillos y topiles de las secciones primera y segunda.

carnaval eloxochitlan 1

En decadencia
Sin embargo, con el pasar de los años la tradición fue perdiendo fuerza, sobre todo por la falta de apoyo e impulso de las autoridades municipales.

Los conflictos internos del municipio fueron también determinantes para que en algunas ocasiones la festividad no se llevara a cabo al no existir condiciones de seguridad para los participantes.

En la actualidad, el carnaval de Eloxochitlán sigue siendo el único en la región mazateca y aunque muchas veces a estado a punto de desaparecer, la alegría de algunos pobladores hace que la tradición sobreviva.

carnaval eloxochitlan 2

Valora este artículo
(1 Voto)

Artículos relacionados (por etiqueta)